Rodeados de lumbreras

on Martes, 22 Enero 2013. Valoración

5.0/5 Rating (1 votos)

Estamos rodeados de lumbreras en este país

El día en el que escribo estas líneas –22 de enero de 2013 –me despierto con dos noticias de esas con las que uno dice "Esto lo pones en una película y la gente se va de la sala":

La Primera, el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha encargado que se auditen las cuentas de su partido para demostrar que no hubo dinero negro en particular ni corrupción en general. Si uno no fuera de ciencias entendería que no se puede enviar a investigar un delito al delincuente.

La segunda, Cristóbal Montoro, Ministro de Hacienda, propone un pacto de Estado Anticorrupción. Si uno no fuera español sabría que hacer un pacto para no robar es, simplemente, absurdo.

Reconozco que por unos segundos se me ha venido a la mente la frase que me asalta ya varios años: "Nos toman por gilipollas". Pero luego, he fruncido el ceño, me he puesto las manos en la incipiente calva y me he dicho: "No. No es eso. No es posible que una persona inteligente piense que nos podemos creer semejantes barbaridades". Así que he llegado a una conclusión que, por un lado, me satisface más, pero por otro, me parece devastadora: "A ver si los que nos creíamos que eran tan listos va a resultar que no lo son... A ver si las personas que nos gobiernan... son los gilipollas...". Devastador.

Con ese estado mental me he ido a la Seguridad Social para solucionar un trámite y solicitar una información. Tiene usted que pedir cita, me dice una señora. Está bien, le digo yo haciéndome el graciosillo, le pido una cita (cuánto hacía que no decía algo así). La señora, que no atiende al doble sentido de la frase, me dice que debo solicitarla en un ordenador que hay al final de la sala. Allá que voy frunciendo el ceño de nuevo mientras pienso que hay una enorme cantidad de personas que no saben utilizar un ordenador. ¡Ya les vale! –me digo.

Comienzo a rellenar la hoja –digital –de solicitud de cita y, para mi sorpresa, tras introducir el nombre y el DNI, el sistema te hace una pregunta de seguridad. Es como aparece en la foto de debajo.

pregunta.jpg

Lo primero que te preguntas es a qué se refiere con eso de "seguridad". ¿De qué me está poniendo a salvo por saber contestar a esa pregunta tan idiota? Lo segundo es que a quién se le ocurre poner una pregunta que, si te pilla descolocado, tardas un tiempo en entender. No hablemos si eres una persona sin preparación académica ni costumbre de resolver estas cuestiones. Entonces intentas visualizar la cara de la persona que tomó esta decisión.

Pero la cosa no acaba ahí porque, si estáis pensando que la respuesta a esa pregunta es "Berlín", estáis muy equivocados. Debajo, la contestación del sistema a mi lógica respuesta.

error.jpg

Es decir, que si alguien estaba en el umbral de conocimientos y aptitudes para salir airoso de la situación, lo tiene jodido porque ya no va saber ni a qué viene esa pregunta ni qué demonios le preguntan. Perfecto para complicar la vida a la gente. Luego me acuerdo de mí mismo leyendo "El proceso", de Kafka, y negando con la cabeza como diciendo "esto no puede pasar en la realidad".

Tras solucionar el jueguecito de preguntas y respuestas contestando que "Albaricoque" pertenece a la familia de las frutas, salgo de la Seguridad Social con necesidad de asistencia médica por el convencimiento de que estamos rodeados de lumbreras en este país. Y así nos luce el pelo.

Si te parece interesante esta entrada, compártela :-)

Comentarios (4)

  • Juan Segura Campos

    Juan Segura Campos

    23 Enero 2013 a las 19:20 |
    Por desgracia, ya todos los dias vemos cosas similares, porque tal y como has expresado, > el calificativo ha sido demasiado suave.
    Pero con articulos como este y otros similares, intentaremos que muchos politiquillos y > al menos sientan Verguenza por Incultos
    • dany

      dany

      24 Enero 2013 a las 06:55 |
      Gracias, Juan. No te voy a decir a ti ni a mis amigos maestros que la incultura más flagrante es vender los dos pilares más importantes de una sociedad: la Sanidad y la Educación. Y sí, la actitud debería ser llamar a las cosas por su nombre y denunciar, denunciar, denunciar sin parar.

      Un abrazo!
  • A. Miñarro

    A. Miñarro

    22 Enero 2013 a las 22:26 |
    Yo no lo podría haber expresado mejor!
    • dany

      dany

      23 Enero 2013 a las 05:12 |
      Ni yo :-)))

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.