Destrozando barreras

on Martes, 03 Marzo 2015. Valoración

0.0/5 Rating (0 votos)

Destrozando barreras

"Señor mío, la subversión es una opción con unas consecuencias que hay que asumir"

 –Le recuerdo, señor Hernández, que su hijo…

Si no le importa –interrumpió Javier al director del colegio– refirámonos a él por su nombre.

Pero también es su hijo, ¿no?

Es eso y muchas cosas más. También es mi amigo, mi confidente…

Está bien. Le decía que Erik no ha respetado las normas del centro. Eso es un hecho. Por eso la dirección ha propuesto una sanción correctiva…

Un momento, un momento –volvió a interrumpir Javier mientras se frotaba el pelo, estudiadamente enmarañado. La estética pretendía ser rejuvenecedora, aunque ponía de manifiesto alguna carencia, difícil de ubicar entre lo emocional y lo intelectual–; ¿desde cuándo las normas cobran aquí tanto protagonismo? ¿Quiere decir que no hay margen a la más mínima subversión?

Señor mío, la subversión es una opción con unas consecuencias que hay que asumir. Las normas existen para el buen funcionamiento de un colectivo, en este caso el colegio –asestó el director.

Javier apuntó con sus dos índices hacia su pecho.

¿Ve esta camiseta? Ayer la llevaba puesta Erik, lo que significa que borramos la diferencia generacional entre ambos. Lo trato como a un igual. Destrozamos una barrera represiva impuesta por la sociedad. Lo que pretendo es que no existan límites para su desarrollo. Límites como unas normas que no respetan la individualidad. Nos vamos de este centro de instrucción a otro que respete la libertad.

Javier dio fin así a la conversación más determinante para que Erik se convirtiera en el perfecto imbécil que irremediablemente acabaría siendo.

Si te parece interesante esta entrada, compártela :-)

Comentarios (0)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.