Protas (I)

on Lunes, 20 Agosto 2012. Valoración

5.0/5 Rating (1 votos)

"Los personajes interesantes son moralmente cuestionables pero humanamente adorables"←tweet this

Uno de los mayores –y frecuentes– problemas que detecto en guiones que analizo es la confusión en cuanto a quién es el protagonista de la historia. En otros casos, el problema es directamente que no lo hay, lo cual es letal para el éxito de la película posterior (si es que el proyecto llega a producirse).

Dejadme aclarar algo que todo autor debería saber en los comienzos de la escritura de un guión de ficción: el público va a una sala, o se pone frente a la pantalla del televisor, con el objetivo de experimentar emociones. Al igual que en la vida, no nos sentimos realmente afectados por casi nada que ocurra a alguien a quien no conocemos o a quien no queremos en mayor o menor medida. La necesidad de que exista un personaje principal en la historia con el que nos identifiquemos, al que "queramos", existe porque ese personaje, el protagonista, se convierte en la conexión más potente del espectador con la historia.←tweet this

En una gran cantidad de casos, el espectador va a vivir la historia a través del protagonista, va a sentir en la mayoría de las situaciones las mismas emociones que vive en la historia. La ausencia de protagonista provoca que el espectador experimente la historia desde una posición de observador externo, desapegado de los acontecimientos que se narran. Desafectado, en definitiva.

Una vez dicho esto, viene lo más interesante: el protagonista no tiene por qué ser una buena persona, ni tener necesariamente buenas intenciones. Os preguntaréis: ¿pero cómo voy a identificarme con alguien que es un canalla cuyos objetivos son infames? La respuesta es simple: humanizándolo. Una de las tareas del guionista es exponer aquellas características del personaje que demuestran que es humano, rasgos distintivos que podría compartir con cualquiera de nosotros, aspectos de su pasado o su presente que justifican lo canalla que es y las fechorías que quiere perpetrar.

Como ejemplo de estudio os propongo a Tony Soprano, de la mítica serie de TV "Los Soprano": jefe de una familia de la mafia de Nueva Jersey con una larga lista de delitos cometidos y por cometer. Los hábiles guionistas de esta estupenda serie introducen un aspecto de su personaje que ejerce una fuerza irrefrenable para su identificación con el público: una terapia psicológica a la que Tony se somete de forma frecuente y a través de la cual descubrimos, entre otras cosas, sus miedos y sus inseguridades. Miedos e inseguridades que nosotros mismos podríamos sufrir y que imprimen una extraordinaria profundidad, tridimensionalidad, al personaje principal, alejándolo de todo estereotipo que sólo serviría para hacerlo más plano y aburrido.

Para terminar esta primera entrega sobre los protagonistas, citaré al excelente guionista cubano Alejandro Hernández cuando dice: "los personajes interesantes son moralmente cuestionables pero humanamente adorables".

Si te parece interesante esta entrada, compártela :-)

Comentarios (0)

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.